#EditorialHI: ¿Hay que pagar o no el aumento de gas?, por María Belén Aramburu


La respuesta es no. 
¿Por qué?
Simplemente porque el fallo de la Sala II de la Cámara Federal de La Plata que dispuso la nulidad de las resoluciones 28 y 31 del Ministerio de Energía, por el momento está vigente. Al expedirse sobre resoluciones ministeriales tiene alcance a nivel nacional. No se debe confundir la localización geográfica de la Cámara y pensar que es sólo para los ciudadanos de esa localidad, más allá que ellos ya tuvieron un fallo favorable de la mano del juez Luis Arias. 

Este fallo comprende el aumento de las tarifas de gas. En el caso de la luz hubo un fallo favorable para los usuarios de la provincia de Buenos Aires por tres meses. Y en el caso del agua, el Juzgado de Familia Nro 8 de Lomas de Zamora, falló la medida cautelar a favor de un usuario, Víctor Vallejos, quien entre lágrimas me contó, que no podía pagar este aumento con su sueldo. Su abogado, el Dr Facundo Ferro me explicó que el fallo hace referencia a la ausencia de audiencia pública y no permitirle a este usuario el derecho de la utilización de un bien público básico y esencial. 
Como todavía ningún juzgado ni Cámara se ha expedido sobre la cuestión de fondo del aumento de tarifas, se espera este tema sea resuelto por la Corte Suprema de Justicia. 

Existe en el gobierno nacional una firme pretensión que así sea lo antes posible, más allá de que la política, intentando adelantarse a la justicia y estableciendo topes del 400% para los usuarios residenciales y 500% para comercios y pymes, desde el Poder Ejecutivo, presentó un recurso extraordinario que la Cámara debe resolver dentro de los 10 días hábiles desde la presentación. 
Feria judicial mediante, ni la Cámara se está expidiendo sobre el recurso presentado, ni el máximo tribunal sobre la cuestión de fondo, siendo esto último lo que lo resolvería finalmente, teniendo en cuenta las sucesivas apelaciones que ya han inundado las sedes tribunalicias a las que se sumarán aquellas que vendrán. 

Y mientras las encuestas miden el impacto del tarifazo en la imagen del presidente y del gobierno nacional, y varios funcionarios gubernamentales se transfieren entre ellos la responsabilidad de quién gestionó la planilla de actualización del cuadro tarifario, con el impacto que para sus carreras presentes y futuras conlleva, la gente trata de ajustarse como puede, ahorrar en sus consumos, y unos cuantos, de manera individual o colectiva, presentarse en la justicia reclamando un amparo. 

Pero les advierto que, hoy por hoy, no hay que pagar los aumentos, ya que el fallo mencionado retrotrae las tarifas al cuadro vigente antes del 1ro de abril. Esto debe percibirse en las nuevas facturas emitidas por las empresas, además de las notas de crédito que los usuarios deberán recibir devolviéndoles lo que han pagado de más. 

Ahora bien, ¿está resuelto el tema? No. Habrá que esperar que se expidan sobre la cuestión de fondo. Serán los jueces de la Corte Suprema, quienes, entre otras cuestiones, pidieron al gobierno que entregue los fundamentos por los que se tomó esta decisión, quienes tendrán la última palabra. Más allá que el gobierno saque a relucir un dictamen de la Procuraduría General de la Nación de 2014, por el que la justicia no debe intervenir en las cuestiones de tarifas de luz y de gas. Sin olvidarnos del recurso del per saltum también pedido que implicaría saltar las instancias inferiores para que resuelva la Corte Suprema. Y para agregar un condimento que hasta podría generar la intervención de otro poder, del Legislativo, más allá de algunos proyectos para frenar el tarifazo, es lo que me señaló la Jueza Federal de San Martín, Martina Isabel Forns, quien, por su, parte frenó aumentos en un hospital y 6 clubes deportivos zonales, que, si se tienen en cuenta los impuestos en las facturas, esto también debiese tratarse en el Congreso ya que se trataría de un tema tributario.

Quiero señalar que más allá de cualquier consideración técnica que pueda justificar un aumento de tarifa por parte del gobierno, la gente siempre debe ser el centro de la atención. Sino explíquenme cómo puede digerir un asalariado que apenas llega a fin de mes, que a través de una conferencia de prensa se le diga que se fije en la factura recibida para que no se le cobre más del tope del 400%, por lo que, si pagaba $300 no debe abonar más de $1.500. ¿De $300 a $1.500? 
¿No será mucho? 
 Por ahora, no pague ningún aumento. La justicia lo avala.

por María Belén Aramburu


+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3