#EditorialHI: "Más allá del deporte, el ejemplo", por María Belén Aramburu


Tuvo la fortuna de ser el elegido para llevar la antorcha y encender el pebetero luego de que Pelé se excusara de participar de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos por problemas de salud.

Vanderlei Cordeiro de Lima fue elegido por ser un ejemplo. Había ganado el bronce en la maratón de Atenas 2004. Hasta Neymar se refirió a él con estas palabras: "Es un ejemplo para mí, donde todos verían una derrota, él veía una victoria, tiene todo mi respeto".

¿Por qué la gran estrella brasileña en Río lo toma como ejemplo? Porque a 6 km del final de la carrera, compitiendo en los Juegos en Grecia, un ex sacerdote irlandés, lo agarró y empujó a un lado del circuito, donde estaban los aficionados. El hombre, vestido con pollera escocesa y boina, provocó que perdiera el primer lugar en el que se encontraba desde los 23 km. Pero también provocó en él una respuesta superadora, asertiva. Se llevó el bronce. Sí. Pero podría haber ganado el oro. Y se llevó el bronce porque siguió compitiendo. "Mi felicidad es mayor que el odio" fueron sus palabras. Y sus hechos. "A lo mejor Dios me puso a este hombre en el camino para ver lo que podía hacer y hacerme saber lo difícil que es ganar una medalla olímpica". 

"Uno está solo en el gimnasio. las ganas de entrenar son muy pocas...", "No tener a nadie que lo motive, no tener a nadie que lo acompañe...", decía Juan Martín del Potro mientras entrenaba para los Juegos Olímpicos. 

Como siempre creí y sigo insistiendo con mis compañeros de trabajo y principalmente con mis hijos, que la automotivación es fundamental, es parte de la actitud que uno asume en el minuto a minuto de cada día, porque no se puede estar esperando que algo o alguien de afuera le prenda a uno el motor interno que, por sí mismo tiene una fuerza impresionante, lo pongo de ejemplo. 
Habiendo superado lesiones e intervenciones quirúrgicas, creyendo en algún momento que su pasión por el tenis había llegado al final, lo escuchamos enérgico y convincente decir "...Ser feliz adentro de una cancha, que cada uno en lo que haga deje todo, y si sale bien buenísimo, y si no que se queden tranquilos que dieron todo". Y es esto mismo lo que uno debe hacer con aquello a lo que se dedica. Poner voluntad, esfuerzo, pasión, perseverancia, tenacidad, amor a lo que se hace, respeto, valentía, dignidad, dedicación... 

Hasta Djokovic, entre lágrimas, admitiendo que la derrota ante del Potro fue una de las más duras, admitió "Del Potro fue mejor que yo", "Hay que felicitarlo", "Como amigo y por todo lo que ha pasado por las lesiones me alegro por él". El reconocimiento del número 1 del tenis los hace más grandes a los dos, fundiéndose en un abrazo. Cómo no mencionar a Paula Pareto, ganadora del oro. La judoca que es un ejemplo y se ha ido superando año a año en el deporte, también lo ha hecho con sus estudios. "Éste es el momento para la medicina". Se recibió de médica, le falta su especialización en Traumatología e imagina ya los años de residencia.

"Preferiría no escuchar los cánticos en contra de Brasil sino a favor nuestro" invita, por su parte Ginóbili, a inclinar el péndulo energético hacia el polo positivo. Poner el foco en lo que suma a un equipo, el aliento de la gente que los fue a ver y disfrutar: "Está bueno que la gente venga, nos apoye y aliente, porque necesitamos el respaldo", dijo para evitar un enfrentamiento innecesario entre argentinos y brasileños como sucedió durante el partido entre del Potro y Sousa. 

Y si la antorcha olímpica que en esta oportunidad fue llevada por Vanderlei Cordeiro, es símbolo de paz y unión entre los pueblos, las selfies tomadas por deportistas de Corea del Sur y del Norte abrazadas por el encuentro, las voleibolistas de playa, las alemanas, en un lado de la cancha, disputando el partido en bikini mientras las egipcias, en el otro, lo hacían con su cuerpo prácticamente cubierto con pantalones y camisa de manga larga y hasta luciendo el hijab, el velo tradicional musulmán, demuestran, una vez más, el respeto e integración de culturas, religiones, posiciones polìticas y sociales, en este caso, trascendidas por el deporte. 

Todos ejemplos.

Seguramente vos, que estás leyendo este artículo, tendrás alguno más para compartir.


+ Leídas de la Semana


FM DELTA 90.3