#EditorialHI: Pipita y Kun, descansen tranquilos, por Toti Pasman


Lógicamente abrumado por ser marcado como el responsable de dilapidar o fallar las mejores situaciones en las tres finales disputadas al hilo por la Selección Argentina, 2014-2015-2016, Gonzalo Higuaín decidió no estar en la primera convocatoria de Bauza. 
El "Patón" lo había respaldado públicamente pero no hubo caso. Exhausto, frustrado, seguramente dolido por ser el hazme reír de las redes sociales, no vino. 

Sergio Agüero, en cambio, fue citado. El Kun acusó sobrecarga en un gemelo y dolor en la rodilla izquierda, ninguna lesión grave. ¿Faltó compromiso? Sólo él y su conciencia lo saben, imposible para nosotros poder medir sus molestias y dolor. 

Higuaín y Agüero, más algunos momentos de Tévez, fueron los dueños de la camiseta número 9 de la Selección Argentina desde el Mundial 2010 de Sudáfrica para acá, desde el retiro de Crespo hasta estos días. 

En mi opinión, Higuaín fue el que más rindió, salvedad hecha de su maldición en los partidos decisivos, que por supuesto no es un detalle menor. 
Lo cierto es que son ellos, como en su momento sin Diego, Bati y Cani; o hasta cuando el propio Leo cuelgue los botines, la vida continúa. 

Y Argentina consiguió un triunfazo ante Uruguay con el recambio elegido por el nuevo DT: Dybala, Pratto y Alario. La sociedad Messi-Dybala ilusiona mucho. Si el cordobés desarrolla su evolución puede convertirse en el principal aliado de la pulga para ganar en Rusia 2018. 
Creo que lo de Pratto no fue satisfactorio y Alario entró para correr y marcar, no para definir. 

La buena noticia es que la hora del recambio llegó. Wanchope Abila sigue rompiendo redes, Icardi sigue marcando en Inter y Marco Rubén en Rosario Central, todas son alternativas válidas para acompañar a Messi y Di María, los cracks galácticos que no pueden faltar. 

Esto no significa estigmatizar a Higuaín y Agüero, extraordinarios goleadores que dieron todo (y tal vez lo sigan dando), pero que no se pudieron consagrar con la celeste y blanca. 
Es verdad que las mismas de la ley cabrían para el número 10, pero Messi es único y tiene todo el crédito del mundo. El resto lamentablemente no. Sin ellos llegamos a la cima de la eliminatoria, cosa que, me consta, se puede perder mañana en una zona muy competitiva. 

Pero como dice Ruggeri, "nunca hay que prestar la camiseta". Ellos la prestaron, les puede salir mal. Bánquensela.

por Toti Pasman


+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3