#EditorialHi: BASTA #NiUnaMenos. Por María Belén Aramburu


El Paro Nacional de Mujeres de 13 a 14 hs. en el día de hoy, #NosotrasParamos, hizo referencia a una toma de conciencia sobre la influencia que tenemos las mujeres en el mercado laboral, nuestro aporte diario al crecimiento de la economía en sus más variados aspectos, además de ser consideradas aquellas que toman las decisiones domésticas más importantes que conllevan a la demanda de determinados productos incidiendo en sus precios y producción. Hasta los Premios Nobel de Economía han reparado en este tan elocuente como sencillo aspecto.

Por si esto fuera poco, la mujer, en la mayoría de los hogares, es quien lleva adelante el hogar poniendo en funcionamiento cada uno de los eslabones que permiten que el resto de los miembros de la familia, en muchos casos, gocen de la comodidad de la limpieza, la comida hecha, las camas listas, las compras efectuadas de manera inteligente para que nada falte, la ropa limpia y planchada, entre otros menesteres que muchas veces se dan por sentados que deben estar resueltos por quien, muchas veces, no es siquiera reconocida por todas las tareas realizadas que también pasan inadvertidas y desvalorizadas. 
Ni hablar si la mujer en cuestión es multitask y trabaja inserta en un mercado laboral que pese a su valor la remunera por menos de lo que le corresponde, privándola de uno de sus derechos fundamentales, y si encima es jefa de hogar, de lo más básico para su sustento y el de su familia. 

Vestirse de negro hoy ha sido una opción que muchas hemos elegido desde nuestra identificación con la causa #NiUnaMenos, añadiendo el ícono representativo en los perfiles de nuestras redes sociales. 
Para que se sepa que estamos juntas y unidas en esta causa. Que no podemos ni debemos permitir faltas de respeto provenientes de comentarios machistas, siguiendo por la discriminación, bullying; todos ellos maltratos psicológicos que, sumados a actitudes y acciones provenientes de la psicopatía provocan la disminución y hasta la anulación de la autoestima para, bloqueando y paralizando a la mujer que se convierte en víctima de atrocidades, no tenga capacidad de reacción y, a tal punto, oculte su situación, que esto pueda derivar en su muerte. 

El asesinato de Lucía Pérez en la ciudad de Mar del Plata, ha sido uno de los más crueles que se han conocido. La fiscal anunció que va a investigar esta causa como femicidio y no como violación seguida de muerte, un homicidio criminal causa, o sea la comisión de un delito, en este caso un asesinato, para tapar otro. 
El caso de Lucía actuó como disparador para el paro y la concentración a las 17 hs. en el Obelisco para luego marchar a Plaza de Mayo. Pero hay muchos otros casos de femicidios que no engrosan las páginas o comentarios de policiales. Muchísimos no se denuncian. 

Lamentando las muertes, violaciones, maltratos, faltas de respeto, discriminaciones y desigualdades, es que una vez más decimos BASTA. 
Porque en este momento sabemos que hay mujeres que están en peligro. Que no saben qué hacer, ni adónde ir, que no encuentran una salida porque se sienten y están atrapadas. 
Sus victimarios les han hecho creer que son sus propios fantasmas. Pero también sabemos que ellos tienen nombre y apellido. 
Hoy, una vez más, a todos ellos, les decimos BASTA.

por María Belén Aramburu

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3