#EditorialHI: Rodrigo Palacio, el chivo expiatorio. Por Toti Pasman


Quién hubiese dicho que iba a comenzar una columna elogiando a Diego DT. 
Pero lo cierto es que, a Maradona poco le importaron los prejuicios, y llevó al mundial a Palermo y Jonás Gutierrez. Fue sin duda un acto más de rebeldía del 10 a las que podríamos sumar las menos trascendentes convocatorias de Garcé, Bolatti y Pozzo. 

En tiempos de Checho Batista todo giró en relación a Tévez, Carlitos si o el Apache no; mientras el entrenador trataba de imitar al Barsa sacó al jugador del pueblo del equipo para después citarlo en la fatídica Copa América Argentina 2011 que marcó su final. Durante su ciclo volvieron al equipo Cambiasso, Gaby Milito y Zanetti, que no serían convocados nunca más. 

Luego fue el momento del mejor director técnico de Bilardo y Basile al presente: Alejandro Sabella. Pachorra entendió que Tévez incomodaba al grupo y no lo citó jamás. Estuvo a centímetros de la gloria en el Maracaná. Su única debilidad, entiendo, fue darle demasiado poder a este "grupo" de jugadores. Los Messi, Mascherano, Di María, Romero, Biglia, Lavezzi, Aguero, Zabaleta, tomaron las riendas de la Selección a la par de la sabiduría del técnico. Mostró su sello pincharrata con Rojo, Basanta y Enzo Pérez; y es verdad que tuvo agallas para excluir a último momento a Ever Banega (en una decisión que tuvo mil rumores). 
La perlita: fue el único DT en citar a Mauro Icardi, cuando era soltero, ya con Wanda quedó borrado. 

La paradoja fue que, el chivo expiatorio de la final de Brasil 2014 fue Rodrigo Palacio, el famoso "era por abajo Rodrigo" nunca más fue tenido en cuenta; cuando Higuain y Messi también fallaron goles en la final, lo de Agüero fue tan tibio que ni siquiera tuvo una oportunidad, mientras que Di María estaba lesionado. 

Tata Martino se circunscribió a la lista de Sabella, más Casco, Guzmán, Pastore y la vuelta de Banega. Se desgastó con las idas y vueltas con Tévez y el debate si era 9 o media punta. No le dio chances ni a Icardi, ni a Ruben ni a Wanchope, aunque fueron aciertos Funes Mori y Mercado.

Edgardo "Patón" Bauza, se encuentra ante este desafío: mantener el orden establecido y sostener a este grupo de jugadores que parecen los dueños de la Selección, aún perdiendo todas las finales; o patear el tablero y darle rienda suelta a los Dybala, Pratto, Alario, Kranevitter y todos aquellos que por prohibición o superpoblación no han tenido su oportunidad. 

Rusia 2018 está muy cerca. En su decisión estará su éxito, o su fracaso.

Por Toti Pasman


+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3