#EditorialHi: Guillermo DT de Boca, esa decepción. Por Toti Pasman


Desde su época de presidente del club, Mauricio Macri lo eligió como el futuro entrenador de Boca Juniors, dentro de un equipo plagado de figuras. Ni Palermo-Abbondancieri-Schiavi, ni Cagna, ni Bermúdez, tampoco Ibarra, menos Basualdo, ni Serna ni Battaglia ni Cascini. 
Los únicos que tuvieron la bendición de sentarse en el banco y emular a su creador Carlos Bianchi, fueron el Vasco Arruabarrena y Guillermo Barros Schelotto. Ambos se sucedieron tras el fallido regreso del virrey tras su siesta. 

La realidad es que el mellizo comenzó mal, repitiendo a los cuatro vientos que la herencia de su ex compañero era muy mala, y que su equipo se iba a ver en junio, con sus refuerzos y su pretemporada. El equipo nunca apareció, ni antes, terminando 17mo en un torneo de 30 equipos hipotecando las copas del 2017; ni después, a pesar de contar con 10 millones de dólares para reforzar el plantel de cara a la semifinal con Independiente del Valle. 

La gestión de Guillermo es decepcionante. 
No logró un estilo, no afianzó un sistema táctico, no potenció a Tévez, que sigue deshojando la margarita entre jugar de 9 o de 10, no le dio lugar a los pibes, desinfló buenos proyectos como Jara o Zuqui, y esta semana recibió el golpe de gracia: afuera de la copa Argentina, el gran objetivo del semestre. 

Soló mejoró a Pavón. Borró bien a Orión, Cata y Osvaldo; pero no reemplazó bien a esos apellidos. Se reforzó mucho y mal. Gastó y gastó. De no ser por su apellido e historia en el club ya estaría afuera. Aún tiene que visitar a San Lorenzo y a River, y recibir a Racing antes de los turrones de diciembre. 

Sin idea de juego, el proyecto parece ser volver a apostar a la chequera de Angelici en diciembre y que esta vez salga bien. ¿Es eso un proyecto?. 
Por lo menos en La Plata cortó una racha de 9 meses sin ganar de visitante para cerrar el domingo con una sonrisa.

por Toti Pasman

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3