Muñecas eróticas un "boom" que crece día a día



La empresa se llama Abbys Creations y está en San Marcos, California. Le permite al cliente que elija tamaño, rostro y otros detalles asombrosos. La producción de muñecas sexuales no sólo mueve un negocio interesante, sino que generó una subcultura. En la propia antesala de la fábrica se exhiben obras de Stacy Leigh, una fotógrafa que se dedica a retratar a estas muñecas. 

La oferta responde a preferencias amplias. Los clientes pueden elegir entre 11 tipos de estructura corporal, y 31 rostros. Los pezones: 30 estilos y tonalidades. Con el vello púbico se replican algunas categorías del porno: natural, afeitado o hairy.

Los productos también se ofrecen por partes. Un fragmento de cuerpo que incluya tanto un pene como una vagina, es un pedido razonable. Igual que un trasero al que se le puede agregar un implante de gel para que tenga movimiento. El año que viene sacará una línea de muñecas que se calefaccionan al tacto. Lo próximo: robots interactivos.

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3