#EditorialHi: Fútbol "vende humo" y sin códigos, por Toti Pasman


Marcelo Gallardo se mandó una ramoneada. Tuvo en vilo al mundo River Plate durante una semana especulando sobre su futuro, cerrando la novela con una frase bien del riojano: "el corazón le mandaba seguir en River un año más". A veces el alumno supera al maestro. Resultó una demagogia innecesaria para uno de los DT más ganadores y queridos de la historia millonaria. ¿Hubiese sido distinto el desenlace con una oferta concreta de un grande de Europa? Imposible saberlo. 

En la vereda de enfrente Carlos Tévez dilató su decisión de emigrar al fútbol chino innecesariamente, hasta inmerecidamente para el hincha de Boca, que le entregó su corazón en los últimos 18 meses, más allá que la prestación de Carlitos haya sido brillante sólo los últimos 6 partidos ganados en el torneo final del 2016. Debió despedirse en la Bombonera frente a Colón con toda la verdad, fiel a su estilo auténtico, sin dobles intenciones. Mientras tanto la plana mayor de la dirigencia de Boca choluleando en su casamiento en Uruguay, la verdad que no se entiende, no queda claro si son hinchas de Boca o de un jugador. 

Gastón Sessa le acaba de ganar un juicio de 15 millones de pesos a Gimnasia de La Plata. Los jugadores de fútbol son profesionales, no pueden llegar como hinchas y marcharse con el código laboral en la mano. Es confuso y hace ruido, no es el primer caso y no será el último. 

La situación de los directores técnicos es todo un tema. Muchas veces despotrican cuando los echan de los clubes por malos resultados, siendo ellos muchas veces los primeros en no cumplir con lo que firman. 
El caso de Paolo Montero (el hincha de Colón no merecía semejante destrato), sumado al de Diego Cocca que, desde la comodidad de Punta del Este, rompió un contrato con Millonarios de Colombia que había sido el único club que confió en él cuando decidió irse de Racing, ponen de manifiesto que la volatilidad de los contratos es para todas las partes. En el medio, los jugadores de la Academia pidiéndole a Cocca que vuelva tras comerse a Sava y Zielinski en un año....

Los gremios de futbolistas y entrenadores brillan por su ausencia. 
En el fútbol argentino vale todo y, está claro que, Caruso Lombardi no es el único "vende humo".

por Toti Pasman


+ Leídas de la semana