Nuevo furor en la Costa: Reposeras inflables



De una mochila sale una especie de bolsa de tela que mide dos metros de largo y ostenta algún color brillante. Según la pericia de quien la haga ondear, la bolsa se llena más o menos rápido del viento. Se enrolla la punta por la que entró el aire y se cierra esa boca con dos broches y eso es todo para tener una reposera inflable.

Este verano, en la costa de Pinamar, empieza a asomarse una nueva raza de la misma especie. “Son lo más: lo mejor que tienen es que son facilísimas de transportar, pero además son comodísimas”, dice Jorge Chrestia, de Rosario. En su carpa del balneario Marbella hay tres reposeras infladas: la pequeña mochila en la que cada bolsa llega desinflada a la playa pesa 1,3 kilos. Sus primos, sobrinos y él mismo se las disputan para tirarse a leer o a tomar sol.

“Vimos que esto hacía furor en Europa y decidimos fabricarlas acá; se hacen con un nylon, que es lo que se infla, y eso se forra con una tela que se llama ripstop y que se usa también para el equipamiento del kitesurf”, explica Sergio Medina desde Villa Gesell. Empezó a fabricar estas reposeras -registró la marca Crazy Bag- en julio y las vende a 850 pesos al por mayor. En casas de camping, pesca o surf, el precio de venta al público oscila entre los 1.300 y los 1.800 pesos. Hernán Torres distribuye las reposeras a través de la página de Facebook “Crazy Bag Rosario”: empezó por las zonas aledañas a la ciudad santafesina, pero ya vendió en Tucumán, Jujuy y Salta.

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3