Polémica en el Conicet: bajará a la mitad el ingreso de investigadores




Para este año, el organismo aprobó con un solo voto en disidencia (el de la doctora Dora Barrancos, representante por el área de Ciencias Sociales) 450 vacantes, alrededor de la mitad de lo que se ofrecía hasta 2015. El 50% se asignará a temas estratégicos y tecnologías, y el otro 50%, a las grandes áreas (ciencias básicas). Por lo menos el 30% del total de los cargos deberán distribuirse en zonas no centrales.

Durante el encuentro se aseguró que hasta el 31 de diciembre seguirá el "proceso de transición" para resolver la situación de los 498 becarios evaluados y recomendados que no fueron incorporados en 2016 por los recortes. Según los funcionarios, ya comenzaron "las negociaciones políticas" con otros organismos del sistema científico que podrían incorporarlos, como el INTI, el INTA y el Instituto Nacional del Agua.

Las organizaciones de becarios, que anteayer se manifestaron en el Polo Científico, no están de acuerdo con esta solución. "Por un lado, achicar la planta del Conicet es obstruir el avance de líneas de investigación ya en marcha -opina Lucila D'Urso, de Jóvenes Científicos Precarizados-. Por el otro, es inviable: los demás organismos del sistema no pueden absorber a los becarios. En las universidades nacionales, por ejemplo, se sabe que hay más trabajadores precarizados, en negro, que en la planta estable. Lo mismo pasa en otros ámbitos."

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3