Después de la perimetral volvió y le pegó hasta desfigurarla



Paola Mascambruni había vivido repetidos episodios de violencia por su vínculo con su agresor, Rodrigo Eduardo Picolini (35). Incluso obtuvo una orden de restricción perimetral luego de que el hombre le pegara al hijo de ambos, que por entonces tenía dos años.

El jueves 16 de marzo, tras recibir "una oportunidad más", Picolini la golpeó durante dos horas: "Cerró las puertas con llave. Me desnudó. Me agarró de los hombros y con mi espalda rompió una ventana. Me pegó patadas y piñas en todo el cuerpo, intentó ahorcarme. Lo más suave que me dijo fue 'puta'. Yo le pedía que se calmara. Le decía: 'Rodrigo, por favor, me vas a matar'. Y él me respondía que sí, que claro, que me iba a matar".

En ese momento, Picolini la desnudó y comenzó a atacarla. "Al rato se calmaba, lloraba y después volvía con más piñas. Pensé que no iba a salir viva de ahí. Ya toda ensangrentada, aproveché un descuido para agarrar las llaves. Llegué a ponerlas en la cerradura pero cuando las giré me agarró de atrás. Al final pude abrir la puerta, me subí a la reja pero me atrapó y me empezó a golpear la cabeza contra el piso. Pero me levanté de nuevo, me trepé a la base del portón, al buzón y salté para el otro lado", relató.


+ Leídas de la semana