La justicia avaló a un obispo mormón por contar los hechos de violación de un hombre



Un obispo de una iglesia mormona del barrio porteño de Vélez Sarfield denunció una confesión para denunciar el abuso a una nena de 13 años.

Un hombre, que acostumbraba a ir a la iglesia con su familia, le confesó al religioso que había abusado dos veces de su hijastra de 13 años. Cuando el obispo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días escuchó esa revelación, decidió no quedarse callado y se lo contó a la mamá de la víctima.

La mujer realizó la denuncia ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de la Nación. En ese momento, el hombre se dio a la fuga pero fue encontrado al poco tiempo en Paraguay.

La defensa del acusado planteó la nulidad de la causa por la "violación del secreto de confesión", pero la investigación siguió adelante y se ordenó su prisión preventiva.

Sin embargo, hace unos días la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional rechazó el pedido y aseguró que el obispo actuó con “justa causa”. En la Iglesia Mormón la confesión no es un secreto sagrado. De todas maneras, la Justicia argentina legisla para todas las religiones.

+ Leídas de la semana