La Justicia dejó en libertad a una cultivadora de cannabis



Dos meses y cinco días atrás, un comando de la Policía Bonaerense irrumpía en la casa de Adriana Funaro, una mujer de 46 años que padece artrosis, como si fuera una narcotraficante. Los agentes secuestraron sus 36 plantas de cannabis, que usaba para convertirlas en aceite y tratar su enfermedad y la de niños del barrio enfermos, y la dejaron presa.

La pesadilla se hizo larga y el combate judicial, intenso. Finalmente este jueves la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora dictó su inmediata libertad por asumir que su cultivo no afecta la salud pública.

Los argumentos de los magistrados Jorge Tristán Rodríguez, Tomás Bravo y Martín García Díaz se conocerán mañana. Pero lo central del fallo es que la Cámara dispuso la falta de mérito de Funaro.

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3