Trump pierde aliados


Luego del ataque a Siria que dejó infinidad de muertos por parte de Estados Unidos, dos países que apoyaban la causa decidieron dar un paso al costado en la acción netamente militar.

Donald Trump no vaciló y ejecutó un bombardeo a una base aérea siria en Homs, lo que trajo repercusiones periodísticas alrededor del mundo y además causó serias lesiones en las relaciones bilaterales de Estados Unidos con Bélgica y Alemania.

Por parte de Bélgica, se lanzó un mensaje en los medios de aquel país en donde se indicó el accionar tras el bombardeo: "Las operaciones belgas han sido suspendidas hasta nueva orden".


Luego, Alemania también alzó la voz y dijo lo siguiente: "Esto no tiene nada que ver con la cuestión de las armas químicas y con el presidente Bashar al Assad", por lo cual no apoyaba el accionar militar de Estados Unidos en Siria.

+ Leídas de la semana