Auditarán a empleados públicos para aumentar el control de asistencia



El nuevo plan muestra similitudes con las reglas del sector privado. Por caso, endurece las sanciones para quienes lleguen tarde. Una demora de hasta 30 minutos en la llegada al lugar de trabajo no se podrá compensar, sino que se tendrán que computar. Al llegar a las cuatro horas mensuales se considerará una asistencia injustificada y se le descontará el día al empleado, una rareza en la administración pública.

La iniciativa contempla que ningún empleado público quedará eximido de completar los registros de ingreso y salida del trabajo.

Además, deberá respetar un horario estricto que deberá estar formalizado en su contrato, salvo escasas excepciones que se avisen con anterioridad.

La Jefatura de Gabinete, a cargo de Marcos Peña; el Ministerio de Modernización, que maneja Andrés Ibarra, y la Sindicatura General de la Nación (Sigen), el organismo encargado de controlar los procesos internos del Estado, comenzaron a poner en práctica un plan para eliminar drásticamente el ausentismo en la denominada Administración Pública Nacional (APN), que incluye principalmente a Presidencia y los ministerios.

+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3