#EditorialHi: "Benedetto solo no puede", por Toti Pasman


Inspirada en una comedia hollywoodense, llega al fútbol argentino este thriller dirigido por Guillermo Barros Schelotto, con los protagónicos exclusivos de Carlos Tévez y Fernando Gago. 
Si Boca finalmente pierde el torneo será por responsabilidad propia. 

Cuando empezó el 2017 tras el Marchigate, allá por marzo, River estaba a 9 puntos, después del empate con Unión de local. Boca que venció a Banfield de visitante estiró la distancia a 11 puntos. Nadie soñaba con este desenlace, excepto River Plate y Gallardo. 
Nadie pensaba que Boca se iba a despedazar de esta manera, sin embargo...

Vamos a las razones de esta hecatombe deportiva. 

Tévez abandonó el barco y el equipo lo sintió. 
Gago la rompió en el 2016, renovó un contrato millonario y se durmió en los laureles. 
Guillermo se equivocó mucho, demasiado. Sacó a Werner que había cumplido, Rossi no estuvo a la altura. Confió a muerte en Vergini que terminó siendo el cuarto marcador central. No potenció a los buenos como Tobio y Fabbra. Se casó con Bentancur y nadie entendió por qué... mientras Wilmar Barrios dormía en el banco. Respaldó a Centurión contra viento y marea cuando a Osvaldo lo había limpiado por mucho menos. La doble moral se paga, hoy le estalló una bomba inmanejable por culpa del futbolista al que él le dio la número 10. 

Perdió con Talleres, empató con Patronato, Rafaela, Estudiantes y Huracán. Perder el clásico lo mató espiritualmente. Cambió lo mejor que tenía el Boca de Guillermo: ir al frente. Se paralizó. Empezó a cuidar y se achicó futbolísticamente cada vez más. 

Boca fue, en Parque de los Patricios, un equipo con miedo, asustado, sin carácter, y verde, muy verde. El gran acierto del mellizo fue Benedetto, pero solo no puede. 
El final sigue abierto, pero ya depende de River. 
Inexplicablemente, en tres meses, Boca regaló un torneo que tenía ganado.

por Toti Pasman




+ Leídas de la semana