#EditorialHi: "Temor por Temer", por María Belén Aramburu


El temor por Temer se ha convertido en una de las principales preocupaciones del gobierno nacional considerando una amenaza para la estabilidad regional y, desde ya doméstica, el destino adverso que los funcionarios argentinos evalúan podría tener una embestida contra el primer mandatario del país vecino.

Hoy escuchaba atentamente a un grupo de brasileños que casualmente se referían a la inestabilidad en su país, mientras mentalmente organizaba mi editorial de Haceinstantes. Sus comentarios le dieron más fuerza a mi inclinación respecto de escribir sobre este tema de política internacional. Tanto ellos como otros brasileños a los que consulté especialmente para mi columna, pregonaban su firme deseo de que las elecciones no sean indirectas y se disputen en el Congreso designando éste a un sucesor, a cuyos integrantes consideran tan corruptos como el mismo presidente, sino que sean directas y los ciudadanos elijan con su voto al próximo presidente. ¿Es este escenario posible? ¿Habrá próximas elecciones?

Las multitudinarias protestas populares exigen la renuncia de Temer mientras éste sostiene, desafiando a la oposición, que no va a renunciar, que si quieren que lo derriben, porque esta decisión implicaría una declaración de culpa de su parte. Inadmisible para un hombre que sostiene que el audio entregado a la justicia por los hermanos Batista, dueños del frigorífico JBS, la mayor procesadora de carne del mundo, está adulterado, o sea, editado.

¿Cómo llegó una conversación grabada de manera clandestina en la residencia de Temer?

Joesley y Wesley Batista, investigados en torno de la operación anticorrupción conocida como Lava Jato, ofrecieron estas pruebas contra el presidente y otros miembros de una coalición que lo llevó al poder junto con la destituida Dilma Rousseff, en calidad de vicepresidente, a la Procuraduría General de la República, como una suerte de delación premiada. En el audio aparece un vínculo directo del primer mandatario, el ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, con el que conversa con la aparente intención de sobornarlo a cambio de silencio. Recordemos que Cunha fue el más férreo impulsor del impeachment que se libró contra Rousseff, cuando todos parecían formar parte de un mismo gobierno que derivó en traición para algunos y justicia para otros.
Ahora es Temer quien teme correr un destino similar al de su antecesora en el poder.

¿Quiénes investigan el audio? Los miembros del Tribunal Superior de Justicia, quienes se reunirán una vez finalizados los peritajes que se encuentran en manos de la Policía Federal. Por su parte, Temer, pidió al Tribunal suspender las investigaciones.
A esta situación judicial se suma otra causa que lo complica y mucho: los fondos para la campaña electoral. El Tribunal Supremo Electoral retomará el tema a principios de junio. Falta poco.

En este escenario el temor por Temer se acrecienta en nuestro país.
"Veo con preocupación la situación de Brasil" manifestó por estos días uno de los primeros presidentes en reconocer a Temer luego de la destitución de Rousseff, Mauricio Macri.

¿Cuál es el escenario de la Argentina ligado a los vaivenes de Brasil?
El aumento del precio del dólar fue acompañando la depreciación del real. Aunque el ingreso de dólares financieros amortigua y hasta nos diferencia de la plaza brasileña.
La bolsa brasileña ya mostró sus coletazos al compás de la incertidumbre y, su caída, repercutió en la cotización de acciones de algunas empresas en la bolsa local.
El escaso crecimiento del PBI de Brasil del 0,5% para este año, pero que reflejaba un repunte, puede incluso llegar a ser nulo, sumado esto a proyectos económicos impulsados desde el Planalto que ni siquiera van a tener tratamiento parlamentario en un Congreso que se muestra fuertemente opositor entre propios y ajenos. El atraso en la recuperación de la economía del país vecino impactará en las economías regionales y, especialmente en la automotriz, rubro que nos concierne sobremanera.

Siendo nuestro principal socio comercial, que nos compra el 15% de nuestras exportaciones, principalmente productos industriales, y, en el marco del Mercosur, coloca su excedente de stock en países como el nuestro, el panorama es desalentador. Desde el récord alcanzado en 2013, las exportaciones a Brasil descendieron un 48%. Las más afectadas serían las manufactureras industriales que representan el 34% del total de las exportaciones argentinas a Brasil y, entre éstas, la automotriz con un 50%. Nuevos mercados se están evaluando para ingresar nuestros productos.

Y, ¿qué pasará con el acuerdo Mercosur-Unión Europea que se iba a cerrar este año? Por ahora, está en suspenso.
El temor por Temer crece en nuestro país al compás de los acontecimientos adversos.
Nuevas medidas económicas se implementarán en los próximos días.

por María Belén Aramburu






+ Leídas de la semana

FM DELTA 90.3