Temer sigue en la cuerda floja, principales partidos aliados le quitan apoyo




Michel Temer quedó anoche en una situación de extrema fragilidad, cuando debió cancelar a último momento una cena a la que había convocado a los líderes de los partidos aliados en el Congreso y a sus ministros para analizar la grave crisis política que atraviesa Brasil. El intento de comprar tiempo para evitar fugas que sellarían su suerte fracasó de modo dramático.

La reunión quedó reducida a un café con los pocos que aceptaron el convite. Fue en el Palacio de la Alvorada, la residencia de los presidentes. Pese a que la convocatoria falló, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y su agrupación hermana, Demócratas (DEM), no reactivaron otro encuentro, que habían programado con anterioridad, para analizar su salida del Gobierno. La idea fue enviarle a Temer un mensaje implícito pero claro de falta de apoyo, aunque sin asumir el costo de darle la puñalada final. 

Las deliberaciones son intensas y el desenlace está abierto. El PSDB es el principal socio del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Temer y su defección desencadenaría un éxodo en cadena de otros socios clave. No le sobra margen a la primera, por otro lado, ya que Aécio Neves, uno de los implicados en la delación del dueño de JBS, era su titular hasta el estallido del escándalo y su crisis también es colosal.

+ Leídas de la semana