#EditorialHi: Martinez Quarta y Mayada, las víctimas que a nadie le importan, por Toti Pasman


Todo pasa, decía Don Julio. Está pasando otra vez. 
El show debe seguir, es otra máxima futbolera de estos días. 

La noticia hoy son los refuerzos para la Libertadores, si River va por Lux, Pinola, Enzo Pérez, Vangioni, Scocco o el que sea, nadie o casi nadie reparó que en el medio del dopingate hay dos futbolistas que ya no pueden jugar. Dos trabajadores, privilegiados por supuesto, que no pueden laburar. Lo que interesa a los hinchas es si River puede jugar la serie con Guaraní por los octavos de final, el resto ya poco importa. Dicho sea de paso, en horas River paso de ser una máquina a necesitar seis refuerzos.

El gran capital de River Plate se llama Marcelo Gallardo, habló y dio la cara como si fuese el presidente de River. A lo Alfonsín con su "Felices Pascuas", pidió y transmitió tranquilidad al pueblo millonario. El muñeco lo hizo. Y fue el único que se puso en la piel de los profesionales suspendidos. El DT habló de "dos personas extraordinarias", y la verdad es que a Napoleón le creo. Fue el encargado de apagar el incendio provocado en Nuñez por los positivos llegados desde Asunción. 

Por supuesto que quedan dudas y sospechas. 
Que Driussi pase de ser intransferible a vendido por la cláusula de rescisión llama la atención, aunque de su entorno dicen que él no consumió nada. Ni una de esas pastillas elaboradas en una farmacia fruto de una receta magistral. 
El rol del médico de River es cuánto menos cuestionable. 

Y a todo esto, ¿qué hay de los dopings realizados en el fútbol local? 
¿Alguien puede dar fe que haya algún positivo si ni siquiera se sabe si hubieron controles y quienes fueron los testeados? Otro desafío para el segundo semestre de la AFA de Chiqui....

Hoy River pedirá en la Conmebol el levantamiento de la suspensión de sus jugadores, saben que la misión es casi imposible. ¿Por qué? Porque las pastillas consumidas por los players ya no existen, se tomaron todas, con la consecuente imposibilidad de probar si hubo o no contaminación. 

Mientras tanto, Mayada, que consulta hasta antes de tomar una aspirina, y el buenazo de Martinez Quarta, deberán comerse el garrón. Pero...a quién le importa.

por Toti Pasman


+ Leídas de la semana