El juez Ercolini rechazó realizar una nueva pericia en el arma que provocó la muerte de Nisman



La justicia rechazó el pedido de la junta interdisciplinaria de Gendarmería Nacional para realizar un nuevo peritaje en el arma Bersa calibre 22 de la que salió el disparo con el que murió el fiscal Alberto Nisman. 

El objetivo de dicho pedido era analizar si el arma había dejado rastros de pólvora. El juez argumentó que este análisis ya se había realizado. Además, no se habían dado los motivos ni se había explicado cómo se llevaría a cabo el nuevo procedimiento.

En las dos pericias que ya se realizaron, ambas concluyeron que no había rastros de pólvora en las manos de Nisman. El arma era de Diego Lagomarsino, quien se la había prestado el sábado 17 de enero de 2015.

+ Leídas de la semana