#EditorialHi: "Guillermo, Angelici y los caprichos", por Toti Pasman.


Boca acaba de comprarse el clavo del siglo. 
Ojalá me equivoque y tenga que pedir disculpas. 

Comprar en 5 palos verdes el 70% del pase de Ricky Centurión es una verdadera locura. Después de 12 meses en los que el 10 de Boca fue noticia más en las páginas policiales que en las deportivas, el club, conocedor de sus problemas personales, rompe el chanchito y paga una cifra récord por un jugador irresponsable, muy poco profesional.

¿Por qué? Porque Angelici después de 6 años de presidente de Boca incorpora lo que él quiere: Wanchope, Espinoza y Cardona. 
El mellizo se enoja porque de los que él pidió sólo vino Paolo Goltz. Empiezan las internas. Los celos. El Tano cede y le da el gustito. Traerá consecuencias, esto no será gratis para nadie. 
Perdedor: Boca Juniors. 

Después de ser campeón, la familia boquense no encuentra paz. Comienza mal el semestre, haciéndose problemas por cuestiones que se pueden evitar. 
¿Traer a Ramón Abila para prestárselo a Huracán? Otra locura. 
Incorporar a Espinoza con problemas médicos teniendo a Junior Benitez, Solis, Maroni, Torres y Colidio en el plantel ¿para qué? 
¿Y las inferiores? El colombiano Cardona llega excedido de peso (arriesgan entre 8 y 10 kilos), ¿cuándo podrá jugar? Otro riesgo que se decide correr.

Boca no aprende de sus errores y muestra un costado masoquista. Ya le paso con Osvaldo, se arriesga con Centurión y puede pasarle en breve con Carlitos. 
Parece que Boca llama a los problemas cuando estos habían desaparecido. 
Es cierto que todo hincha de Boca sueña con un gran equipo para ganar la Libertadores 2018, que marcará a fuego para bien o para mal la gestión Angelici y el ciclo de Barros Schelotto.

Estas diferencias entre DT y entrenador, más los caprichos de ambos, no son un buen augurio.

por Toti Pasman


+ Leídas de la semana