Graves incidentes en Glew por el crimen de una embarazada



La comisaría Nº7 de la localidad de Glew fue el epicentro de la furia de los vecinos tras la muerte de Ayelén Roldán, una joven embarazada de 19 años que apareció ahorcada en una casa. 

Aún se desconocen los autores del crimen de Ayelén, pero los familiares apuntan a los dueños de la casa donde fue hallada. Ante la ausencia de detenidos, los vecinos tiraron piedras, incendiaron gomas y quemaron autos a metros de una comisaría de la ciudad. 

Ayelén apareció muerta el martes a la madrugada. El lunes a la noche, se encontraba en un hogar para quedarse a cargo de cinco chicos mientras los padres salían. Los familiares creen que pudo haber muerto luego de un juego sexual.

+ Leídas de la semana