Una referí decidió suspender un partido de fútbol juvenil por los insultos de los padres



La árbitro Micaela Aris, de 21 años, decidió suspender el partido de fútbol que disputaban chicos de 11 años en la cancha de Independiente de la localidad de Hernando, provincia de Córdoba, correspondiente a la Liga de Rio Tercero, tras sentirse agobiada y romper en llanto debido a los constantes insultos de los padres.

"Es muy difícil que los chicos la pasen bien si sus padres están insultando y agrediendo. Nos estamos equivocando como sociedad" señaló Iris y contó: "Me empezaron a insultar a mí. Después le empezaron a decir que le vayan más fuerte al rival. Ahí lo paro. Le pedí que se retirara porque estaba muy violento hacia a mí y con los chicos".

La referí contó que el padre siguió insultandola y tras pedirle varias veces que no lo haga, no vio otra solución que "terminar con el encuentro".

+ Leídas de la semana