#EditorialHi: "¿Otranto seguirá investigando la desaparición de Maldonado?", por María Belén Aramburu


La familia de Santiago Maldonado pidió la recusación del juez federal de Esquel, Guido Otranto, quien está a cargo de la investigación por la desaparición forzada. 
La recusación fue planteada por la abogada de la familia, Verónica Heredia quien estableció "el nulo avance de la investigación" requiriendo "la intervención de un nuevo magistrado, imparcial y eficiente en su cargo".
La sospecha sobre su parcialidad estaría sustentada en que el magistrado se habría reunido con el jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti. A este último se lo acusa a su vez de una supuesta reunión con Gendarmería y funcionarios.

A esto se suma la investigación impulsada por el fiscal Federico Delgado para determinar si desde el gobierno hubo encubrimiento por la desaparición de Santiago Maldonado, a partir de la denuncia de abogados de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y el Instituto Arturo Sampay. El fiscal investiga también, a partir de esta denuncia, si hubo incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad. El fiscal, señalando que, para comenzar la investigación se necesitan conocer las actividades del Estado Nacional, le pidió al juez federal Rodolfo Canicoba Corral, una copia de la causa por la búsqueda de Maldonado, considerando que los que realizaron la denuncia sospechan sobre un pacto de silencio de representantes del Estado.

A esto se suma la presentación de tres hábeas corpus, uno de los cuales fue hecho por Fernando Machado, defensor oficial del juzgado federal de Esquel. Éste pone en el centro de la responsabilidad a la Gendarmería, cuestionándola por la incursión en territorio fuera de la aplicación de una orden judicial para despejar la ruta. Entre otras cuestiones. 
La recusación presentada contra el juez Otranto tiene su fundamento, además de en la parcialidad recientemente expuesta, en que, se trata del mismo juez que ordena a la Gendarmería el despeje de la ruta 40. Por eso la familia interpuso una medida cautelar ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. 

La recusación fue rechazada por Otranto. En esta segunda instancia resuelve la Cámara ante la cual se eleva, resolviendo la confirmación o desestimación de los planteos del juez. Si se rechazan los planteos de Otranto, lo resuelve la Cámara de Casación Penal.

Entre los argumentos esgrimidos por Otranto está aquel en que se refiere como el que haber sido el magistrado que dio la orden judicial de despeje de la ruta 40 no interfiere con su investigación respecto de la carátula de desaparición forzada y los hábeas corpus presentados, de esta manera rechazando la sospecha de parcialidad que, desde la familia de Maldonado recayó sobre él.

¿Seguirá en la causa? 
Si no, ¿sería reemplazado por otro juez? Por estos momentos se habla mucho de un pase de la causa con sede en Rawson en lugar de Esquel. 
O, y estemos atentos a esta cuestión, ¿podría haber una unificación de las causas de desaparición forzada, hábeas corpus con la del operativo de despeje de la ruta 40 sumado al ingreso de Gendarmería a territorio mapuche como pidió la familia de Maldonado? 
Habrá que ver. 
Más allá de estos interrogantes y sus respuestas la investigación debe continuar. 
Y, lo más importante, ¿dónde está Santiago Maldonado?

por María Belén Aramburu


+ Leídas de la semana