#EditorialHi: "Paz y esperanza para Colombia", por María Belén Aramburu


"Paz y esperanza para Colombia", fue una de las principales frases del Papa Francisco en su visita a Colombia. 
Declarándose un "peregrino de la paz", en su visita a Colombia, el Papa hizo un llamado al perdón, la unidad, la justicia y a una reivindicación por los marginados. 
En su llamado al perdón pidió dejar atrás la venganza y buscar la reconciliación. Muchos dentro de la Iglesia aclararon, aún antes de su visita, el significado de la misma, refiriéndose a ella como una misión pastoral que tendrá consecuencias políticas pero no siendo la misma, una misión política. 

En su momento había rechazado invitaciones a reuniones privadas tanto con los representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, como con el ex presidente Álvaro Uribe. Recordemos que además de ser la cabeza de la Iglesia Católica, es el jefe del Estado del Vaticano. 
Guillermo León Escobar, embajador colombiano en el Vaticano, fue el elegido por el presidente Juan Manuel Santos para moverse con suma confianza en la Santa Sede para influir en la visita del Papa que tuvo como motivo principal su promesa de ir una vez anunciado el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC aunque con el reparo de cuando éste contara con la aprobación del pueblo. A través de un plebiscito, el 50,21% de los colombianos habían rechazado el acuerdo de paz ante un 49,78% que había dicho que sí. El cambio de opinión del Papa lo atribuyen, en Colombia, a las buenas gestiones de León Escobar y a la eficacia de la diplomacia colombiana. 

Lo que el Papa Francisco sabe, es que la firma de un acuerdo es solo el comienzo de una etapa sesgada de odio durante muchísimos años. Sabe que transmitir un mensaje de paz también es el comienzo de un proceso en el cual cada uno debe asumir cuál es su responsabilidad en el marco de una reconciliación social. 
Y la violencia y el odio dejan sus secuelas. 
Además de los 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos que dejó el enfrentamiento con las FARC, el Centro de la Memoria Histórica, atribuye a estas fuerzas, que nacieron en 1964, de la mano de Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, la mayoría de los 24.482 secuestros. 

No es casual, por otra parte, que la segunda guerrilla de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional, haya anunciado un alto el fuego y de hostilidades que regirá desde el primer día de octubre y el 12 de enero de 2018, con posibilidades de ser prorrogado, dos días antes de la llegada del Papa. 
Una de las encargadas de verificar su cumplimiento será la Iglesia. "Paz y esperanza" para Colombia. 
No son sólo los buenos deseos de un Papa. 
Son los buenos deseos de un pueblo y el mundo. 
Son el comienzo de un proceso. 
Un proceso de paz y esperanza.

Por María Belén Aramburu

+ Leídas de la semana