#EditorialHi: "Sampaoli venía a sumar y nos está dividiendo", por Gustavo López


Jorge Sampaoli asumió su cargo diciendo que venía a unir a la Selección con el público y con el periodismo. Pero en el poco tiempo que lleva en el cargo ya demostró todo lo contrario.

A los periodistas nos están faltando el respeto y no hacemos nada. Nos ningunean, nos destratan, no nos miran a los ojos y no reaccionamos. Jorge Sampaoli, que tiene una percepción distorsionada de sí mismo, nos está faltando el respeto.
El predio de Ezeiza está cada vez más vallado, más encintado, ya no se puede acceder a donde los jugadores dejan los autos. Los periodistas ven el entrenamiento desde lejos. Y lo que hizo Sampaoli el fin de semana, de ir a la cancha de Vélez y a la de River con custodia, fue el colmo. Fue algo payasesco, propio de un sketch de un programa cómico. Fue lisa y llanamente ridículo ver a una persona a quien nadie quería acercarse, caminar rodeado de custodios cuya tarea real fue la de mantener a los cronistas alejados.
Y encima, su jefe de prensa ningunea y trata de mentirosos injustamente a los periodistas que relataron la situación.
Evidentemente, Sampaoli se cree en un lugar de superioridad del que no debe bajar para hablar con los periodistas. Pero la verdad es que ni siquiera me importa si da entrevistas o no. Me importa que tenga respeto por las personas. A un hombre normal, si te lo encontrás y lo saludás, te responde. Por más que no quiera dar entrevistas. Sampaoli y su cuerpo técnico, en cambio, elijen ningunear, mirar por otro lado, sin siquiera saludar.
Incluso Sebastián Beccacece, su ayudante de campo, cuando está solo es una persona normal. Pero cuando está con su jefe al lado, pareciera tenerle miedo y se mimetiza en lo irrespetuoso.

Me preocupa también que no intervenga ni haga nada al respecto el presidente de la AFA, Chiqui Tapia, ni dirigentes importantes como Daniel Angelici.

A mis compañeros y a los que trabajan en otros medios les pregunto: ¿No es el momento de que demos una respuesta conjunta? Ni siquiera lo digo por mí, lo digo porque no me gusta ver a mis colegas que van al predio de Ezeiza o que siguen la información de la Selección, ser destratados de esta forma.
Quizás deberíamos evaluar medidas como no formular preguntas en la próxima conferencia de prensa. De lo que no tengo dudas es que debemos ser solidarios entre nosotros y no dejar que nos pisen la cabeza.

Por Gustavo López

+ Leídas de la semana