#EditorialHi: Agüero ¿verdadero o falso?, por Toti Pasman


Hay muchas aristas para arrancar esta nota.

La primera podría ser si es un falso 9 o verdadero referente de aréa tipo Harry Kane o Robert Lewandowsky, por citar a dos de las estrellas que estarán en Rusia 2018. 
Si bien Sampaoli dijo el viernes que puede cumplir ambas facetas, creo que la mayoría opta por ubicarlo junto a Messi detrás de quien el DT elija como centro delantero.

La segunda podría ser porque si faltó a la cita de la Selección Argentina por una fractura de costilla que le iba a demandar 6 semanas de recuperación, a los 10 días ya estaba a disposición de Guardiola. En la vida hay que ser y parecer Kun.

La tercera, creo la fundamental y decisiva, es si merece seguir en el combinado nacional. Aquí mi voto, rememorando al gran Julio Cleto, es NO POSITIVO. 

La realidad es que Sergio Agüero, pibe encantador y crack del Manchester City, dilapidó una tras otra las oportunidades que ha tenido en los últimos 10 años en la Selección Argentina. 

Haciendo una auditoria de su actuación con la celeste y blanca sólo encuentro dos goles de relativa importancia: uno a Colombia de visitante en la eliminatoria de Sabella y otro de cabeza a Uruguay en la Copa América de Chile 2015 bajo la conducción de Martino. Ninguno de los dos resulta decisivo y por supuesto no marcó en las finales continentales del 2007, 2015 y 2016, ni tampoco en cuartos de final de Argentina 2011 ante Uruguay. 
Lo peor es como por situaciones personales despilfarro los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, en este último con el regalo casi insólito de Sabella de darle los 80 minutos finales de partido.

La cuarta y última, es su tan mentada sociedad futbolística con Lionel Messi. Podrán ser hermanos fuera de la cancha pero en el verde césped no le han dado dividendos al equipo nacional. 

Ojalá un gol decisivo de Agüero en el próximo mundial me demuestre que estaba equivocado, pero creo que su ciclo en la Selección está agotado.

por Toti Pasman

+ Leídas de la semana