#EditorialHi: ¿Cataluña se declarará independiente?, por María Belén Aramburu


¿Cataluña puede independizarse? 
Con la participación de un poco más del 43% de la población, el sí a la independencia través de un referéndum cuestionado social y jurídicamente por su autenticidad obtuvo un 90,18% de los votos. La justicia fue contundente rechazando su legalidad. Los partidos políticos principales como el Partido Popular y el Partido Socialista Español se han manifestado en contra de la pretensión separatista de los catalanes y las voces de Podemos, más cercanos al llamado de un plebiscito, no alcanzan para impedir que continúe reinando el caos social, político y económico en derredor de este tema.

"La gente tiene miedo" se escucha decir en las calles. ¿Miedo a qué? A la intervención con presencia militar por doquier. ¿Por qué se puede llegar a esta situación? Porque el presidente español Mariano Rajoy, advirtió a Carles Puigdemont, que puede disponer de la aplicación del artículo 155 de la Constitución para que el gobierno central asuma el control total o parcial de las instituciones catalanas. O sea, intervenir Cataluña. Para ello le dio cinco días para que responda si declaró la independencia de Cataluña en el marco de una sesión en el Parlamento de esa región.
¿Puigdemont declaró la independencia? A Cataluña no le quedó claro, a España no le quedó claro, al mundo no le quedó claro. 

El presidente catalán anunció asumir el mandato del pueblo para constituirse en un Estado independiente en forma de república y pidió a los diputados que suspendieran los efectos de la declaración de independencia, como " un gesto de responsabilidad y generosidad para volver a extender la mano al diálogo". Esto es confuso. Me pregunto: ¿cuando se refiere a asumir el mandato infiere la proclamación de la independencia? ¿Es suspensión de declaración de independencia? ¿Sin proclamarla? Madrid lo criticó. Y los manifestantes independentistas dejaron ver su decepción en sus rostros, e incluso sus lágrimas, después de los aplausos. A nadie le quedó claro.

El líder de la oposición, Pedro Sánchez, dijo que su partido, el PSOE, acordó, con el gobierno de Rajoy, llevar adelante en seis meses una reforma constitucional que contemple consideraciones respecto de la estructura territorial actual. Pero se niega a admitir un referéndum de autodeterminación, en coincidencia con el presidente español que remarcó que ninguna Constitución europea reconoce el derecho de autodeterminación, agregando que la independencia de Cataluña es contraria a cualquier norma de derecho internacional.

¿Es posible el diálogo en este contexto? Puigdemont aclara que no quiere condiciones previas. Rajoy dice que no puede aceptar la imposición unilateral de puntos de vista y menos "negociar sobre la titularidad de la soberanía nacional". 

De intervenirse Cataluña, que sería la primera vez en 40 años de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, se estableció un plazo. El reloj marcará las 10 hs del próximo lunes esperando una respuesta. ¿Cataluña declaró su independencia? Si no responde o confirma se le otorgará un tiempo extra más. Hasta el jueves 19. Ya no queda más tiempo para ambigüedades. Sí o no. Y después se verá.

Mientras tanto, y por temor a quedar fuera de la Unión Europea ante la posibilidad de la concreción de la región de separarse de España, seis de las siete compañías con base en Cataluña, que operan en la bolsa de Madrid, decidieron trasladar su sede en los últimos días. Los bancos CaixaBank y Sabadell también se fueron.

Los que pretenden separarse lo hacen siempre a sabiendas de que cuentan con respaldo económico financiero para hacerlo. Cataluña representa el 20% del PBI español. 
Pero aclaremos también que su deuda es de casi 77 mil millones de euros, de los cuales la mayor parte se los debe al estado español. Si se independiza, Cataluña probablemente verá caer sus ingresos fiscales, tendrá menos divisas provenientes del turismo, pérdida de empleo, cancelación de nuevas inversiones y caída en su crecimiento económico. Algunas señales del comportamiento de estas variables ya se están reportando en los registros contables.
El desconcierto impera por estas horas.
Reina la incertidumbre.
El miedo se instala en la gente y crece con el acecho de una intervención y con las imágenes imborrables de represión en las calles cuando un referéndum pretendió cambiar el destino de una población que no se da por vencida con su grito de independencia que pretende no quede sólo en su garganta.

Por María Belén Aramburu

+ Leídas de la semana