El perro de Emmanuel Macron hizo sus necesidades en plena reunión ministerial



Nemo es el simpático labrador negro que el presidente francés Emmanuel Macron adoptó en el mes de agosto. El can se pasea con toda libertad por el Palacio del Elíseo y ocasionó un blooper en una reunión del mandatario que tuvo un momento de risas. 

Mientras Macron se encontraba en una reunión para hablar de inversiones con Poirson Julien Denormandie, secretario de Estado de Cohesión Territorial, y Benjamin Griveaux, ministro de Economía y Finanzas; el perro recorrió el lugar y decidió orinar en una chimenea del siglo XVII. 

"Y el perro está haciendo algo bastante excepcional", fue el comentario de Poirson. El presidente, entre risas, defendió a su mascota: "Ustedes han provocado en él un comportamiento bastante inusual", les recriminó. 

¡Mirá el momento!

 

+ Leídas de la semana