#EditorialHi: Volteando muñecos, por Toti Pasman


Lo mejor de Boca fue la victoria. La segunda consecutiva con Guillermo en el Monumental. 
Boca fue contundente y sacó una ventaja tan grande en la Superliga que parece afano. 

Pero no nos engañemos. Boca no jugó bien el clásico, se defendió siempre, su dupla estelar Pavón-Benedetto no funcionó, y yo creo que River de mínima mereció un empate. 
Gallardo se suicidó y no entiendo por qué. Nunca en mi vida lo vi al DT de River hacer cambios tan arriesgados como los del domingo frente a Boca. Es cierto que estaba 0-1, tan verdadero como que se regaló atrás y que de haber estado más lúcido Boca lo goleaba. 

Está raro River. 
Sacado por el VAR, sin saber que va a pasar con Gallardo, y con rendimientos individuales muy flojos en Lux, Pinola, Casco y Nacho Fernández, por ejemplo, llamó la atención la chicana del muñeco a Boca en la conferencia recordando "que ellos sí jugaron la Libertadores", una tribuneada propia de Ramón Díaz. 
Lo real y concreto es que Gallardo vivió su peor derrota como DT de River: 0-4 con Talleres, 2-4 con Lanús y 1-2 con Boca. Para ganar la Copa Argentina deberá mover el equipo y encontrar un arquero fiable: ¿Bologna?

En el superclásico hubo un verdadero "Pitanazo". Acertó en la expulsión de Fernández, inventó la roja a Cardona, un off side de Nández y creo que también hubo penal del uruguayo a Pity Martínez. Un partido desastroso del árbitro que irá a Rusia 2018. 

Boca ganó y lo dejó al muñeco besando la lona. No es poco para llegar a la navidad feliz.

Por Toti Pasman 



+ Leídas de la semana