¿Qué impuestos se modifican? Conocé la nueva reforma tributaria



Todo indica que son ocho los principales impuestos que se modifican y entre ellos están: aportes y contribuciones de la seguridad social, impuesto a las ganancias corporativas y personales, IVA, impuesto sobre los créditos y débitos (impuesto al cheque), ingresos brutos, sellos y aduanas interiores, impuestos internos, tributos ambientales y hasta el impuesto a la transferencia de inmuebles.

La reforma toma tres ejes principales: inversión y generación de empleo, eficiencia y equidad y desarrollo económico.

En el primero de los focos aparece la reducción en el impuesto a las ganancias corporativas no distribuidas, Devolución de saldos a favor del IVA por inversiones, Mínimo no imponible para contribuciones patronales,

También apuestan a que se reduzcan los impuestos en cascada. Es decir al impuesto sobre los créditos y los débitos bancarios (cheque) y los impuestos provinciales sobre los ingresos brutos. Se aumenta la deducción especial en ganancias para trabajadores autónomos, se elimina el impuesto a la transferencia de inmuebles y se extiende la aplicación del impuesto a las ganancias con alícuota reducida. La eliminación del impuesto a la Transferencia de inmuebles (ITI) es otro de los puntos a tener en cuenta.

Además, los celulares, televisores, monitores y otros productos similares pasan de tributar 17% de impuestos internos a 0%. Los autos de gama media que van de $ 380.000 a $ 800.000 reducirán sus tributos de impuestos internos de 10% a 0.


Los productos que de acuerdo al Ministerio de Hacienda no son saludables cambian también sus alícuotas: Whisky, coñac y otras bebidas blancas pasan del 20% a una propuesta gradual que los llevará al 29%. Las cervezas del 8 al 17%. Los vinos y sidras de 0 a 10% también de manera gradual. Las gaseosas en general y otras bebidas sin alcohol pasan de entre 4 y 8% a un 17% gradual las que tienen azúcar añadido y los cigarrillos mantienen su carga tributaria superior al 70%.

El plazo de implementación será gradual: de uno a cinco años, y toma como referentes algunas de las reformas establecidas en Chile y Uruguay.

+ Leídas de la semana