Acusaciones cruzadas mientras continúa la investigación por el ARA San Juan



Según documentos confidenciales que accedió el diario "La Nación", las versiones encontradas sobre qué sucedió con el submarino y las denuncias mutuas de los altos cargos provocan tensión dentro de la Armada.

En esos textos que menciona el diario. también se habla de la inquietud por la filtración de un mensaje "secreto" del ARA San Juan, del 15 de noviembre, alertando sobre el ingreso de agua en el tanque de baterías y un "principio de incendio".

Para el periodista Hugo Alconada Mon, dos oficiales se encuentran particularmente en el centro de la investigación: El comandante de Adiestramiento y Alistamiento, el contraalmirante Luis López Mazzeo, y el comandante de la Fuerza de Submarinos, el capitán de navío Claudio Villamide, máximo jefe de la base naval de Mar del Plata y superior directo del jefe del ARA San Juan.
Según reconstruyó la Auditoria de la Armada, el inspector general y el comandante del submarino habían informado sobre problemas y falta de materiales en el submarino antes de su última partida. Por esta razón, el almirante Srur habría suspendido a estos dos subordinados.

López Mazzeo y Villamide recusaron a Srur, lo denunciaron por el delito de prevaricato -dictado de una resolución arbitraria a sabiendas de que es injusta o contraria a la ley- y apelaron sus suspensiones. Al menos cuatro oficiales superiores de la Armada decidieron pedir su retiro por no coincidir con las suspenciones: los comandantes de la Flota, de la Aviación Naval, de la Infantería de Marina y el jefe de Mantenimiento y Arsenales.
Mientras tanto la investigación continúa.

+ Leídas de la semana