ARA San Juan: ¿Víctima de corrupción?


La cadena de radio y televisión alemana Bayersicher Rundfunk (BR) publicó un informe basado en el testimonio de la presidenta de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara baja argentina, Cornelia Schdmit-Liermann, en el que investiga si las reparaciones de media vida que recibió el submarino argentino en 2008 podrían estar ligadas a corrupción. 

Los principales sospechados son los proveedores de las baterías, Ferrostaal y EnerSys-Hawker, que según afirmó Schdmit-Liermann, podrían haber sido de menor calidad a lo estipulado. El ministro de Defensa, Oscar Agüad también reveló que desde el Gobierno existen las mismas sospechas, ya que los arreglos del barco demoraron más del doble de lo estipulado.

Se firmó un contrato de 5,1 millones de euros para suministrar 964 baterías para el submarino. La compañía Ferrostal ya fue acusada de corrupción en Colombia y Argentina cuando firmaron contratos con la Armada y luego entregaron productos de menor calidad.

La fabricación de las baterías correspondía a EnerSys-Hawker, que se negó a hablar pese a repetidos contactos de diversos medios alemanes.

+ Leídas de la semana