¿Estados Unidos y un indicio hacia la prohibición del aborto?



Durante el acto de una organización antiabortista en Nashville, el vicepresidente de los Estados Unidos auguró el fin de la práctica legal en su país.


"Si todos hacemos todo lo que está en nuestras manos, podemos restituir, otra vez y en nuestro tiempo, la santidad de la vida en la ley estadounidense", comenzó diciendo Mike Pence, quien  luego añadió: "En lo más profundo de mi corazón, sé que ésta será la generación que restaurará la vida en Estados Unidos".

Las declaraciones de Pence han recibido el apoyo de Donald Trump, quien hace unas semanas había reflejado su postura pro-vida, expresando: "La Marcha por la Vida es importantísima. A todas aquellas que van a manifestarse... ¡tienen mi pleno apoyo!".

A lo largo de su mandato, el presidente norteamericano creó un grupo dentro de su Gobierno destinado a defender a los médicos que se nieguen a practicar abortos. Además, prohibió el uso de fondos públicos para financiar a las organizaciones que practican el aborto en el extranjero.

"Me siento honrado y muy orgulloso de ser el primer presidente en estar aquí con ustedes, desde la Casa Blanca, para dirigirme a la 'Marcha por la vida'", ha declarado Trump en el acto del pasado 19 de enero.

Con respecto a la política instaurada en su país, el mandatario denunció tener "una de las leyes sobre aborto más permisivas del mundo". Asimismo, agregó que Estados Unidos figura entre "los únicos siete países que autorizan el aborto al final del término, con China, Corea del Norte y otros".

Vale remarcar que el Tribunal Supremo de EE.UU. legalizó el aborto en 1973 mediante la reglamentación que define como un acto inconstitucional cualquier interferencia del Estado en la decisión de la mujer sobre el embarazo.

Fuente: EFE

+ Leídas de la semana