#EditorialHi: "¿Te vas a quedar en Facebook?", por María Belén Aramburu


¿Te vas a quedar en Facebook?

¿Me voy a quedar en Facebook?

Preguntas que hoy nos estamos haciendo todos después que se conoció el escándalo de Cambridge Analytica sobre la filtración masiva de los datos de 50 millones de sus usuarios.

¿Se violó la intimidad de esos usuarios?

Aleksandr Kogan, profesor de la Universidad de Cambridge, accedió a esa información creando una encuesta que contestaron 270.000 personas, habiéndole brindado Facebook la información de cada uno de ellos y de sus amigos, aclarando Facebook, a través de un comunicado, que lo hizo de manera legítima. Con lo cual, en este sentido, se cumplió con las regulaciones.

¿Entonces qué regla se violó?

Toda esa información de los usuarios se pasó a terceros. Los datos de 50 millones de personas fueron recibidas por Cambridge Analytica que es la firma de información política de quien fue consejero de Donald Trump, Steve Bannon. Por lo cual, en estas manos, la información pasó a ser clave para tener conocimientos e influencia sobre parte de los votantes de los Estados Unidos.

Dirigir la publicidad política y manipular a los votantes es el sueño de todo político, sobre todo, si quiere acceder a la presidencia, aunque no todos cumplirían su sueño traicionando principios de transparencia.
Una cámara oculta realizada al CEO de Cambridge Analytica, deja entrever que la compañía también trabajó para influir en las elecciones de nuestro país.

¿Por qué estás en Facebook?

Por mi parte, ingresé a esta red social por cuestiones laborales. Sin tener Facebook no podés acceder a la información que brindan las propias fuentes sobre temas de actualidad. Muchos políticos escriben en sus cuentas de redes sociales para hacer conocer su opinión o para expresarse sobre diferentes temas o bien para utilizarlos como plataforma de las respuestas que darían en una entrevista a la que no acceden siquiera virtualmente. El mismo comportamiento lo tienen los que integran el mundo del espectáculo y así en distintos sectores. Gran parte de la información, está hoy en las redes sociales.
También como red, me permitió reencontrarme con amigas de la infancia, del colegio, de la facultad, de la vida, en principio virtualmente y más tarde, en muchos casos, se convirtieron en reuniones personales que prolongaron la amistad.

Muchas personas que se quieren contactar con vos y no sepan cómo, seguramente lo hagan a través de mensajes en Facebook.

Además, como muchos de los periodistas, cuento con una fanpage.

Sé que te seguís preguntando si seguir o no en Facebook.

El problema es que el negocio de esta compañía es la explotación de la información. Hace negocio recolectando datos y vendiéndoselos a anunciantes y desarrolladores de aplicaciones.
¿Los que compran los datos a Facebook y se los pasan a terceros conocen las intenciones de estos últimos? Claramente no.

¿Se puede prevenir qué se hará con los datos obtenidos? Imposible por supuesto.

Facebook mismo aclara que es imposible monitorear en su totalidad lo que hacen los publicistas y desarrolladores una vez que la información está en su poder.

Esta afirmación se contradice claramente con la del consejero general de está red social: “Proteger la información de las personas está en el centro de todo lo que hacemos”. ¿Creés que es así?

En Facebook aclaran que mejoraron el proceso de revisión para exigir que los desarrolladores justifiquen el uso que le van a dar a los datos que van a recolectar, antes de que se les permita, incluso, pedírselos a los usuarios.

Si bien Facebook ya no permite que Cambridge Analytica use su plataforma, los usuarios podrían ver la responsabilidad en Facebook en lugar de quien utilizó sus datos con fines electorales.

El cofundador de WhatsApp, Brian Acton, dio un mensaje para los usuarios de Facebook: Eliminar Facebook. Vale aclarar que WhatsApp es propiedad de Facebook. ¿Qué red social utilizó para difundir su mensaje? Twitter. Instaló la guerra de las redes para informar y multiplicar el contenido.
Hasta un inversionista de Facebook, Roger MacNamee, afirmó que esta red enfrenta una crisis de confianza pública que va a destruir a la compañía.

¿Vas a seguir el consejo de “eliminar Facebook”?

Dejar la plataforma en su totalidad implicaría también dejar WhatsApp e Instagram.

Las empresas tecnológicas debiesen y hasta puede hacer mucho más para proteger a los usuarios.
Cuando estás en Facebook debés saber que tu información personal se compra y vende a diario. Cuando compartís información, ya sea a través de textos o fotos, aparece como un paquete bien envuelto donde te encontrás, sin proponértelo, con datos similares de otras personas, cuyos perfiles parecidos al tuyo. Esto permite que las empresas puedan poner frente a tus ojos, productos a los cuales suponen, querrías acceder.

De alguna manera, renunciás a tu privacidad.

¿Te vas a quedar en Facebook?

Por María Belén Aramburu.

+ Leídas de la semana