Lucas Biglia salió lesionado por un rodillazo que le dio "Papu" Gómez y preocupa al cuerpo técnico de la selección


El mediocampista argentino Lucas Biglia encendió nuevamente las alarmas para el cuerpo técnico de la selección argentina luego de salir lesionado de un partido por un rodillazo que le dio Alejandro "Papu" Gómez.

El argentino, que juega para Milan, se quebró dos vértebras lumbares en el partido ante Benevento el 21 de abril a falta de 53 días para el Mundial y se temió por su ausencia en la copa. Sin embargo, se recuperó en tiempo récord de la lesión y el miércoles 9 de mayo apareció en el banco de suplentes del equipo "rossonero" en la final de la Copa Italia.

Ayer su equipo visitó a Atalanta por la anteúltima fecha de la Serie A italiana, que coronó a Juventus como campeón. A los 35 minutos del primer tiempo, Biglia y Gómez fueron a buscar una pelota dividida de cabeza, pero el ex San Lorenzo levantó la rodilla en el salto y le pegó al mediocampista en la zona lumbar donde había sufrido la lesión. Con evidentes gestos de dolor, el ex Independiente fue cambiado en el entretiempo.

En diálogo con La Nación, Gómez después aclaró: "No voy por la cancha mirando a quién tengo delante. Salté con la rodilla y lo choqué a Lucas. Esto es fútbol, fue un foul, nada más. Estoy muy apenado por la situación, lo siento mucho por Lucas porque nunca tuve intención alguna de hacerle mal".

Ahora queda conocer el parte médico para saber la gravedad de la lesión de Biglia, justo en el día de hoy cuando el técnico de la selección Jorge Sampaoli dará a conocer la lista de 35 preseleccionados para el Mundial. También hay motivos de preocupación por Gabriel Mercado, defensor de Sevilla que este fin de semana tuvo que retirarse del campo de juego por una lesión.

+ Leídas de la semana