Puigdemont desiste a ser presidente de Cataluña y la crisis parece llegar a su fin


El ex presidente de Cataluña Carles Puigdemont desistió finalmente a ser elegido como presidente de Cataluña y propuso en su lugar a Joaquim Torra como candidato a sucederlo. De esta manera, el gobierno de la región de España tendrá finalmente un líder que podrá ser investido en el cargo después de 110 días sin de incertidumbre.

La designación de Torra es una solución a corto plazo para poder salir del estancamiento político que vive la región. El mismo Puigdemont aclaró que el nombramiento inicia un "período de provisionalidad", ya que él ha intentado ser presidente de la región a distancia, algo que no se lo permite la ley. Hubo varios candidatos antes de elegir a Torra que no pudieron ser investidos por tener asuntos pendientes con la justicia española.

Pero si la coalición de partidos que venció en las elecciones del año pasado no encontraban un presidente regional antes del 22 de este mes, tenían que convocar nuevamente a elecciones, un riesgo que los independentistas catalanes no estaban dispuestos a tomar.

Torra es un independentista del ala dura que Puigdemont podrá controlar desde Berlín, donde permanece a la espera de saber si será extraditado por la justicia española por los delitos de rebelión y sedición -entre otros-, sobre todo cuando decidió convocar a un referéndum para decidir la independencia unilateral de Cataluña.

+ Leídas de la semana