#EditorialHi: "Aprendamos de las lágrimas de Luis Suárez", por Gustavo López


Uruguay tiene un técnico que le dicen "El Maestro", todos lo estiman. Hay una admiración en la mirada de los jugadores hacia Óscar Tabárez que se refleja en cada una de sus órdenes, en cada uno de sus movimientos, se respetan todas sus decisiones.


Siempre el todo es más importante que la suma de las partes. No importa quién juegue, nadie pone mala cara. No hay nada más importante que el equipo, que la camiseta, que los colores.


Uno se da cuenta cómo viven, cómo sienten en cada momento la Selección. Les puede ir bien o mal, porque a veces tienen mejores jugadores que nosotros y en muchas otras ocasiones peores, pero no negocian la actitud, el compañerismo, la formación de equipo y el compromiso. Todo eso tenemos que aprender.


A principios de junio, Tabárez decidió a último momento dejar afuera a Federico Valverde, Gastón Ramírez y Nicolás Lodeiro, íntimo amigo de la figura de la celeste, Luis Suárez. Durante la rueda de prensa, con lágrimas en los ojos y la voz quebrada por la ausencia del ex Boca, Lucho aceptó la decisión del Maestro por el bien común del equipo: "Me duele por ser amigo de él, por la relación que tengo y obviamente que es difícil. Y Gastón también (...) Pero lo que hay que hacer es agradecerles las palabras que dieron ellos después de quedar afuera, que iban a estar apoyando a todos los compañeros y eso es fundamental para nosotros".


Tenemos que aprender de la humildad de los uruguayos. Vos los ves en cualquier lado y son una persona más. Son personas normales que tienen un trabajo distinto, diferente. No son superestrellas, son jugadores de fútbol. Y muy buenos. Pero sólo eso.

Por Gustavo López.

+ Leídas de la semana