La policía baleada sufrió muerte cerebral y la familia donará sus órganos


Lourdes Espíndola, la joven policía que fue baleada en Ituzaingó cuando delincuentes intentaron robarle su arma reglamentaria, tiene muerte cerebral y sus padres decidieron donar sus órganos. Así lo confirmaron desde el Hospital Posadas, donde se encuentra internada.

Según trascendió, a la víctima no le llegaba el oxigeno al cerebro por el disparo que recibió en el cuello, el cual le habría cortado la aorta. En el robo, los "motochorros" se llevaron su arma reglamentaria pero dejaron sus demás pertenencias.




+ Leídas de la semana