El micrófono le jugó una mala pasada a Michetti: se le escuchó un insulto y celebró el rechazo del proyecto


La vicepresidenta Gabriela Michetti fue la encargada de dirigir la histórica sesión en el Senado por la legalización por el aborto. Sin embargo, y a pesar de la importancia del momento, el micrófono le jugó una mala pasada en dos oportunidades.

La primera vez fue a las 6 de la tarde, cuando el senador Luis Naidenoff salió en defensa de Pamela Verasay luego que Michetti le pidiera que termine su exposición porque se había pasado de su tiempo reglamentario. Ambos discutieron sobre esta cuestión durante unos minutos y cuando la legisladora María Cristina Fiore Viñuales tomó la palabra, de fondo se escuchó el insulto de la vicepresidenta hacia Naidenoff: "Es un pelotudo, que no rompa las pelotas".

Pero no fue lo único. Bien entrada la madrugada, cuando se dio a conocer el resultado de la votación y la sesión terminó, se la escuchó decir "¡Vamos todavía, vamos!" con el micrófono abierto, en una clara celebración por el resultado de la votación, ya que la vicepresidenta se había manifestado abiertamente en contra de la legalización.


+ Leídas de la semana