Madrid y Cataluña reanudaron las reuniones administrativas después de siete años


El gobierno español que conduce Pedro Sánchez y el catalán tuvieron ayer una primera reunión de trabajo en siete años, en donde se discutieron asuntos administrativos para poder llevar inversiones a la región y darles más autonomía a la hora de gobernar.

Aunque no se lograron grandes acuerdos -por el contrario, las diferencias se ahondaron aun más-, la reunión tuvo un significado simbólico, ya que durante el gobierno del ex presidente Mariano Rajoy no se habían juntado nunca a discutir estos temas.

En el encuentro no sólo se hablaron de temas económicos, sino también para marcar las fuertes diferencias que hay entre el gobierno central y el independentista en cuestiones de autodeterminación y los funcionarios catalanes detenidos tras el fallido intento de independencia que hubo el año pasado, que en Cataluña definen como "presos políticos".

"Si quieren autodeterminación tendrán que hacer primero una reforma de la Constitución nacional, porque como tal, esa figura no existe", dijo Meritxell Batet, el representante del gobierno central, que también se excusó de los presos al afirmar que en Madrid "no tienen ninguna capacidad" para ordenar los arrestos.



+ Leídas de la semana