Deportes
21/11/2017

#EditorialHi: El fracaso de Gallardo, por Toti Pasman

#EditorialHi: El fracaso de Gallardo, por Toti Pasman
Autor: Mica
L
a soberbia es un pecado capital. Durante la semana Napoleón expresó que "no va a faltar alguno que diga que es un fracaso su gestión en River Plate si pasa un año sin títulos", incrédulo, el DT de River intuyó que la potente espada del cuarto poder también podía caer sobre su cabeza. Claro, el "muñeco" todavía posee un as en la manga, la final de la Copa Argentina contra Atlético Tucumán (otra vez Zielinski en su camino), en la que es claro favorito, y que en caso de ganarla cortaría la sequía de 2017. Lo esencial que denota esa declaración es que Gallardo cree que por sus victorias su trabajo no permite mucho debate o discusión, mucho menos esa palabra tan sobrevaluada y temida en el ambiente del fútbol: FRACASO. La realidad es que todos los que vivimos y respiramos en esta tierra, ganamos y perdemos, triunfamos y perdemos, no hay invencibles, muy a pesar del técnico de River. Todos los grandes de la profesión de entrenador han mordido el polvo de la derrota. A Mou lo echaron del Chelsea, a Bianchi de la Roma, Atlético Madrid y Boca, Guardiola no ganó nada en su primera temporada inglesa, Ramón renunció en River después de perder con los pibes de Boca, Bielsa no pasó a octavos en el 2002 y podría seguir la lista. Gallardo debe saber que a él también le llegará la hora de ser despedido alguna vez, seguramente no de River. Es más, me permito decir, que esta campaña en la Superliga es un fracaso. River Plate lleva 6 fechas de 9 sin ganar en la Liga Argentina, ni siquiera figura entre los primeros 10 de la tabla del campeonato. Con el plantel millonario del que dispone el entrenador, ¿no es esto un fracaso? Yo creo que si. Alguna vez me confió Carlos Bianchi: "un buen equipo con un buen arquero es un gran equipo. Un buen equipo con un mal arquero es un mal equipo". Esto le está pasando a River, la inseguridad de Lux arruinó a River. En la Copa frente a Boca y el sábado en Avellaneda. Gallardo debe reaccionar y operar con el pulso brillante de cirujano que ha demostrado en estos 3 años y medio, gloriosos en River. De no hacerlo, se expone a otro fracaso antes de fin de año.Por Toti Pasman
Dejar un comentario
Seguinos en Twitter
Ranking de noticias
Más Leidas
Último momento
Seguinos en Facebook